¿Piernas pesadas? ¡No, gracias!

Lifestyle

¿Piernas pesadas? ¡No, gracias!

¿Sabes qué debes hacer para combatir el síndrome de las piernas cansadas? Activa la circulación de la sangre y reduce esa sensación de pesadez siguiendo sencillos consejos.

Cansancio, dolor, calambres musculares, pesadez, hinchazón o aparición de varices son algunos de los síntomas más comunes de las piernas cansadas. Un síndrome que padece alrededor del 25% de la población adulta alguna vez en su vida.

A pesar de que es más común entre las mujeres, las personas obesas, diabéticas, hipertensas o aquellas que pasan muchas horas de pie o que, por contrario, la mayor parte de su jornada están sentadas y tienen hábitos sedentarios, también suelen presentar síntomas del síndrome de piernas cansadas.

Aunque la sensación de pesadez no supone un riesgo para la salud, sí que limita la calidad de vida, disminuye la actividad física de las personas que la sufren y puede derivar en problemas médicos más graves como aparición de varices o úlceras cutáneas.

Cómo prevenir la pesadez en las piernas

Existen diversos factores genéticos que agravan los síntomas, pero se pueden hacer algunos cambios en el estilo de vida y seguir una serie de recomendaciones y pautas de prevención para combatir la dificultad del retorno venoso y linfático de las piernas que conllevan alteraciones en la circulación y sensación de pesadez.

  1. Hábitos posturales:

Procura no pasar muchas horas de pie y menos aún con tacones. Del mismo modo, evita estar mucho tiempo sentada ni con las piernas cruzadas.

  1. Ropa y calzado: 

Olvídate de usar ropa ceñida, guarda las prendas ajustadas y opta por tejidos vaporosos, no comprimas tus piernas. Cambia los tejanos por faldas y vestidos.

Si tienes que llevar zapatos intenta que el tacón no supere los 3 cm de altura y usa deportivas cómodas y con buena amortiguación siempre que puedas.

  1. Alimentación e hidratación: 

El sobrepeso dificulta la circulación de la sangre y produce hinchazón. Intenta mantener el peso dentro de los límites normales en función de tu altura y tu complexión. Respecto a la alimentación, es recomendable evitar las dietas hipercalóricas y saladas, por lo que es aconsejable tomar alimentos ricos en agua y beber mucho líquido. El tabaco y el alcohol agravan mucho los efectos negativos en la circulación, así como tomar anticonceptivos orales durante mucho tiempo, así que ten muy en cuenta estos aspectos.

  1. Abandona la vida sedentaria:

¡Muévete! Haz ejercicio cada día, es importante para que tu circulación siga fluyendo con normalidad, no hace falta que sea un ejercicio de gran intensidad, puedes caminar media hora cada día o hacer un entrenamiento aeróbico un par de veces a la semana como nadar, correr suavemente, hacer ejercicio en la elíptica o en una bicicleta sin resistencia. Los ejercicios de suelo como el yoga o el pilates también son muy útiles.

Cómo aliviar los síntomas del Síndrome de piernas cansadas

Aunque seguir estas medidas ayudan a prevenir el síndrome de las piernas cansadas, puede que lo que necesites sea aliviar los síntomas que este trastorno ocasiona, para ello, te aconsejamos seguir las siguientes pautas:

  • Ejercicios de reactivación

Para favorecer la circulación de la sangre te recomendamos que en la medida de lo posible tener las piernas en alto cuando estés sentada.

Además, es muy aconsejable que en intervalos de tiempo te alces y que hagas el ejercicio de ponerte de puntillas, mantenerte unos segundos, y bajar tus talones. Puedes hacer unas 10 repeticiones, sacudir las piernas y volver a empezar.

Si te pasas el día sentada puedes rotar tus tobillos dibujando mentalmente las letras del abecedario con ambos pies, cerrar y abrir los dedos de los pies o sacudir tus piernas ligeramente.

 

  • Medidas a tomar en reposo:

Para dormir o relajarte un buen truco es colocar un cojín en tus piernas para que queden un poco más elevadas que el resto del cuerpo.

El calor es el gran enemigo de la circulación, al final del día, masajéate las piernas en la ducha con un chorro de agua fría haciendo movimientos circulares.  

Otro truco es aplicar crema de efecto frío, masajeando las piernas suavemente siempre en sentido inverso a la circulación (des de los pies a los muslos). alivia mucho la sensación de pesadez e hinchazón. Si la guardas previamente en la nevera el efecto será mucho más placentero.

En casos más graves se recomienda el uso de medias compresoras especiales, ingerir diuréticos suaves o incluso analgésicos para aliviar el dolor.

 

Nuestros consejos son siempre para mejorar los efectos de una mala circulación, pero si estos síntomas no te permiten llevar una vida normal haciendo tu rutina diaria muy incómoda, no dudes en acudir a tu médico para encontrar una solución mucho más eficaz.

Referencias

Consejos

¡LLEVA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE SIGUIENDO LOS CONSEJOS DE THIOMUCASE!

Encuentra Tu FARMACIA THIOMUCASE