¿Hay una forma saludable de dormir?

Lifestyle

¿Hay una forma saludable de dormir?

Descubrimos algunos tips para mejorar la calidad del sueño

Por Vanesa Community Manager

Dormir no es necesariamente sinónimo de descansar si no lo hacemos de una forma adecuada. ¿Sabéis esa sensación de que podéis comeros el mundo el día que habéis dormido bien?, ¿y esa otra, tan distinta, después de haber dormido menos o incluso más de la cuenta? Un efecto en nuestro cuerpo que nos demuestra que lo importante es la calidad y no la cantidad de horas de sueño.

La comunidad científica ha dedicado importantes esfuerzos a la investigación de los beneficios del sueño. Desde la Escuela de Medicina de Harvard (Estados Unidos), explican que el sueño desempeña un papel muy importante en el funcionamiento de nuestro cuerpo. Tiene una función crítica en el metabolismo, la memoria, el aprendizaje, y en nuestro sistema inmunológico.

Por ello, la calidad del sueño tiene un impacto en nuestra salud, tanto física como emocional, mejorando nuestro estado de ánimo e incluso aumentando nuestra esperanza de vida. Los investigadores han identificado varios hábitos, conocidos como “higiene del sueño”, para ayudarnos a maximizar nuestras horas de sueño.

Aquí van 10 hábitos para mejorar la calidad del sueño:

  1. Evita la cafeína (en el café, té, chocolate, refrescos de cola, y algunos analgésicos), el alcohol, la nicotina y otras sustancias químicas que interfieren con el sueño y disminuyen su calidad, en las horas previas a acostarte.
  2. Convierte tu dormitorio en un lugar que invite al sueño: un ambiente tranquilo y oscuro, fresco y puede ayudar a promover el sueño profundo. Mantén los ordenadores, televisores y materiales de trabajo fuera de la habitación para fortalecer la asociación mental entre tu habitación y dormir.
  3. Establece una rutina relajante antes de dormir: date un baño, lee un libro, mira la televisión, o practica ejercicios de relajación.
  4. Vete a la cama cuando estés realmente cansada: luchar para dormirse solo lleva a la frustración. Si no has logrado dormirte después de 20 minutos, es mejor que te levantes de la cama, cambies de habitación, y hagas algo relajante hasta que estés lo suficientemente cansada para dormir.
  5. No prestes atención al reloj: mirar el reloj de la habitación, cuando estás tratando de conciliar el sueño o cuando te despiertas en medio de la noche, puede aumentar el estrés.
  6. Usa la luz en tu beneficio: la luz natural mantiene nuestro reloj interno en un ciclo de sueño-vigilia saludable.
  7. Mantén un horario regular de sueño: acostarse y despertarse a la misma hora garantiza un sueño constante.
  8. Siestas sí, pero sólo si son breves: La siestas, mejor breves y antes de 17 horas de la tarde, puesto que las siestas al final del día disminuyen nuestro sueño.
  9. Aligera las comidas por la noche: termina la cena varias horas antes de acostarte y evita las comidas pesadas o muy copiosas que pueden causan indigestión.
  10. Practica ejercicio en el momento adecuado: el ejercicio puede ayudarte a conciliar el sueño más rápido y dormir más profundamente, siempre y cuando lo realices al menos tres horas antes de acostarte.

Seguir estos hábitos del sueño saludables puede marcar la diferencia entre el insomnio y el sueño reparador. Al incorporarlos en la rutina, mejorarán nuestras posibilidades de conseguir un perfecto sueño reparador.

Y tú, ¿añadirías alguno a la lista? Cuéntanos.

 

Consejos

¡LLEVA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE SIGUIENDO LOS CONSEJOS DE THIOMUCASE!

Encuentra Tu FARMACIA THIOMUCASE