La importancia de cuidar la espalda

Entrenamiento

La importancia de cuidar la espalda

¡Toma conciencia de tu cuerpo! Tener una espalda sana y no padecer dolores es calidad de vida. Sigue nuestros consejos para mantener una buena postura y ejercitar la musculatura y evitarás el dolor de espalda.

Hacer ejercicio mejora la salud de tu espalda

Tener una espalda sana y no padecer dolores es calidad de vida. No hay mucha gente que pueda decir que no siente dolores en esta zona del cuerpo. En el consejo de hoy, te explicaré cuáles son las principales causas por las que padecemos este tipo de dolencias, y además te enseñaré cómo prevenir el daño.


¿Qué causa el dolor de espalda?

  1. El tipo de trabajo que desempeñes: Hay trabajos que ponen en peligro la salud de nuestra espalda, un claro ejemplo son aquellos empleos en los que tienes que levantar un peso excesivo durante horas. Levantar objetos pesados en repetidas ocasiones o hacer un mal movimiento repentino pueden ejercer presión sobre los músculos de la espalda y los ligamentos de la columna vertebral. Aunque realices los levantamientos con una buena postura, al final se acaba resintiendo de todas formas. Hay otro tipo de trabajos que a simple vista parece que no puedan dañar la espalda, pero también son perjudiciales como las labores de oficina, que requieren que la mayor parte de la jornada la pases sentado.

  2. La baja condición física: Es fundamental estar en forma físicamente para evitar lesiones en cualquier zona del cuerpo. Los músculos débiles y no utilizados pueden provocar dolores, sobre todo si hay un exceso de peso corporal, dado que hay una sobrecarga en la espalda. Tener unos abdominales bien entrenados y fuertes ayudará a que la espalda no sufra en exceso.

  3. El envejecimiento: Los años pasan factura a todo el mundo, el esqueleto conforma nuestra figura y toda la musculatura le ayuda a soportar nuestro peso, nuestros movimientos y nuestras posturas del día a día. A medida que envejeces el cuerpo se va sobrecargando y una mala postura con el paso de los años puede derivar en dolores crónicos si no se trata a tiempo.

 ¿Cómo prevenir el dolor?

  1. Haciendo ejercicio: La práctica regular de actividades que no produzcan presión ni sacudan la espalda pueden mejorar la resistencia y permite que los músculos funcionen mejor. Disciplinas como la natación ayudan a tener una buena condición física y fortalece la musculatura de todo el cuerpo, beneficiando nuestra espalda. La zona media también al debemos trabajar para que actúen como una faja natural para la espalda. La flexibilidad en las caderas y en la parte superior de las piernas alinea tus huesos pélvicos para mejorar la sensación en tu espalda. Al levantar peso, no necesitarás forzarla tanto si gozas de unas piernas y unos abdominales bien trabajados.

  2. Evitando el sobrepeso:Es muy importante no tener que cargar con más peso de la cuenta, sobre todo si ya tienes una edad. Estar en el peso ideal es imprescindible si no se quiere tener problemas de espalda en un futuro. Además, el sobrepeso también acaba afectando a las rodillas por tener que sostener tanto peso al andar. Hacer ejercicio cardiovascular os ayudará a bajar de peso, siempre y cuando lo acompañéis con una buena alimentación.

  3. Manteniendo una buena postura: La postura del cuerpo es fundamental para evitar dolores de este tipo.
  • Si estamos sentados: espalda recta, hombros atrás y abajo, y plantas de los pies apoyadas en el suelo. Recuerda que cruzar las piernas puede entorpecer la circulación y hacernos padecer de piernas hinchadas o cansadas.
  • Si estamos de pie: pecho arriba y abdomen activado, ya que los músculos abdominales son los que nos ayudan a estabilizarnos. Rodillas un poco flexionadas, y peso del cuerpo repartido entre las dos piernas.
  • Al caminar: mantener la cabeza arriba y el cuello erguido, y evitar mirar al suelo, ya que puede provocarnos dolor cervical. Asegúrate de pisar correctamente: primero con el talón del pie, para pasar luego hacia la punta.
  • Al correr: los codos deben ir doblados en ángulo recto para que el movimiento de los brazos acompañe al de las piernas. Debemos pisar con la parte media del pie (nunca recibir el impacto con el talón) para pasar hacia los dedos.
  • Al dormir: la postura más correcta para dormir es de lado y con las piernas encogidas, ya que es la que mantiene nuestra columna alineada de la forma más correcta. Dormir sobre un buen colchón, y renovarlo cuando sea necesario, es vital para conseguir un descanso de calidad.

Es muy importante tener conciencia de que la espalda es una de las zonas del cuerpo que más se deben cuidar. Sigue nuestras recomendaciones para fijar hábitos saludables y practica ejercicios para mantener una espalda sana. Recuerda siempre calentar antes de hacer ejercicio y, sobre todo, ¡disfruta del deporte!

Referencias

Consejos

¡LLEVA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE SIGUIENDO LOS CONSEJOS DE THIOMUCASE!

Encuentra Tu FARMACIA THIOMUCASE