10 Claves para mantener la motivación por el ejercicio

Entrenamiento

10 Claves para mantener la motivación por el ejercicio

¿Quieres saber cómo mantener la motivación para entrenar de forma regular y cumplir tus objetivos? ¡Conoce 10 claves infalibles para no rendirte!

Todas las personas tenemos metas que alcanzar, una idea que queremos materializar, un sueño que nos gustaría cumplir, un plan de negocio que empezar, o simplemente tareas que cumplir durante nuestro día a día.

A veces no es fácil organizarse y encontrar la motivación para alcanzar nuestros objetivos, sobre todo a la hora de entrenar, que es cuando la pereza nos invade.

Para mantener la motivación y saber cómo no rendirnos a la hora de seguir una rutina deportiva de forma constante, tenemos una guía con 10 claves infalibles.

¿Qué hacer para mantener la motivación siempre a tope para entrenar?

La motivación, la seguridad en uno mismo, la autoconfianza… Son elementos clave que marcan la diferencia a la hora de lograr un objetivo.
Si una persona cree en ella misma y tiene confianza tendrá más facilidad para superar las adversidades y no rendirse nunca. Esto es fundamental para que, a pesar del acelerado ritmo de vida que llevamos, dediquemos cada día unos minutos a hacer deporte.

Las personas que consiguen entrenar de forma regular no tienen superpoderes, simplemente han trabajado su inteligencia emocional hasta desarrollarla y tener una base sólida. Si te preguntas cómo lo hacen para estar motivados y creer en ellos mismos ¡hoy te lo contamos!

  1. Tenemos que hacer de nuestra meta un hábito:
    Nuestro cerebro funciona por automatismos, tiene implementada una rutina que sigue y la tarea de incorporar cosas nuevas le lleva un tiempo hasta que se acostumbra (por lo general 21 días).
    Durante este proceso de adaptación es cuando la gran mayoría de personas abandonan sus nuevas metas porque el cerebro no está acostumbrado a dedicar tiempo a esta nueva actividad y no acaba de sentirse cómodo, de ahí la importancia de la perseverancia y la paciencia. Así que si entrenas durante 21 días, al final tu cerebro se acostumbrará y no te será tan difícil seguir una rutina deportiva de forma regular.
  2. Para que no nos sea muy complicado cumplir un objetivo, debemos pensar en algo concreto, que sea realista. Una vez lo hayamos elegido, debemos comprometernos en serio e invertir toda nuestra energía hasta alcanzarlo. Por ejemplo, para empezar, puedes intentar perder 3 kilos haciendo deporte.
  3. Podemos planificar ejercicios sencillos, para que no nos resulte una rutina tediosa, pesada, ni complicada y que no nos entren ganas de abandonar el entrenamiento nada más empezar. Por ejemplo: hacer 10 minutos de cardio y después 5 minutos más de pesas.
  4. Pensar a corto, medio y largo plazo:
    Podemos fijar varias etapas a lo largo del camino e ir viendo cómo las vamos cumpliendo. Mientras las estamos planeando nos imaginaremos nuestro futuro y nos darán ganas de seguir adelante, y a medida que las vayamos cumpliendo, tendremos motivación extra para seguir. Puedes empezar con un plan para adelgazar y cuando estés en un peso con el que sientas mayor comodidad puedes ampliar tu plan de entrenamiento con ejercicios más complicados o de mayor intensidad. Te puedes marcar un nuevo objetivo: ganar fuerza o masa muscular. 
  5. Premia tu esfuerzo:
    Cuando cumplas una de las tareas de la lista o hagas un gran avance regálate algo que te motive, será un incentivo para continuar con el trabajo duro. Puede ser un paseo, un pequeño viaje, comprar algo que hace mucho tiempo que quieres, ¡lo que más te apetezca!
  6. Tómate tu tiempo: 
    Tienes que ser consciente del tiempo que tienes y fijarte una fecha límite realista que no te estresará más de la cuenta.
    Piensa que cada uno consigue las cosas a su debido tiempo. Unas personas pueden llevar un ritmo más rápido que otras, ¡no te preocupes! lo importante es que seas constante y verás cómo llegas a tus objetivos a su debido tiempo.
  7. Lleva un registro de tus rutinas: 
    Esta dinámica te ayudará a organizarte mejor y a pensar en lo que te queda por hacer; además, ¡verás todo lo que has conseguido! A veces nos da la sensación que no avanzamos, pero no es así, haciendo pequeñas tareas también estamos contribuyendo a alcanzar nuestras metas. Puedes pesarte y medirte para comprobar que avanzas con tus entrenamientos.
  8. Díselo a todo el mundo: 
    Compartir un sueño con la gente de nuestro alrededor nos puede ayudar de varias maneras. La más obvia es que nuestro entorno nos dará una motivación extra muy necesaria para no rendirnos nunca y continuar día a día haciendo lo necesario para alcanzar las metas que nos hemos propuesto. Además, el hecho de decírselo a las personas que nos rodean causa indirectamente un efecto de compromiso, por lo que nos comprometeremos más con la causa hasta cumplirla.
  9. Busca un acompañante: 
    Siempre es mejor y se hace más llevadero entrenar con otra persona que tiene el mismo objetivo que tú. Compartir metas os permitirá motivaros mutuamente y no os sentiréis solos en ningún momento.
  10. Respeta el descanso y duerme correctamente:
    Para no saturar la mente ni el cuerpo, es importante respetar los turnos de descanso. ¡Duerme correctamente y recarga las pilas! 

Si pones en práctica los consejos que te hemos dado hoy siempre estarás motivado y no te rendirás hasta conseguir tu objetivo. Recuerda: márcate un objetivo concreto, empieza con tareas sencillas, prémiate según vayas logrando tus objetivos, entrena con regularidad y descansa de forma adecuada.

¿A qué esperas para empezar tu entrenamiento?

¡Ánimo, fuerza y salud!

Consejos

¡LLEVA UN ESTILO DE VIDA SALUDABLE SIGUIENDO LOS CONSEJOS DE THIOMUCASE!

Encuentra Tu FARMACIA THIOMUCASE